Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Vida Basiliana

Father with students

Nuestra misión de educación cristiana y evangelización es vivida en nuestras escuelas secundarias, instituciones de educación superior y universidades, parroquias y misiones apostólicas. El  trabajo más temprano de nuestra congregación fue a propósito de la educación cristiana y evangelización, trabajo que permanece en nuestra comunidad educadora hasta el día de hoy. Nuestro servicio hacia Dios se hace tangible a través de nuestra dedicación y el compartir conocimiento. Esto ha impulsado la formación de varias relaciones con instituciones educacionales en niveles secundarios y postsecundarios.

Nos hemos adaptado para servir a las personas de Dios en muchas ramas de la educación e investigación, especialmente en escuelas secundarias, instituciones de educación superior, universidades, estudios de titulación y publicaciones. Así mismo en otras formas de trabajo sacerdotal, particularmente en parroquias, ministerio universitario y misiones. Cualquiera que sea el trabajo apostólico que realicemos, estamos haciendo un sólo trabajo de servicio, “edificando el Cuerpo de Cristo”.

Durante el transcurso de su vida, un sacerdote Basiliano servirá de variadas formas a las personas de Dios. Lo hará en diferentes lugares, considerando que el trabajo de evangelización y educación es diverso. Los Basilianos no sólo educan y administran en escuelas secundarias y universidades, también sirven como misioneros, sacerdotes de parroquias y pastores, capellanes de hospitales, consejeros y terapeutas licenciados, directores de retiros espirituales, fuerzas de paz y más.

Ya que la Iglesia evoluciona continuamente, nuestra congregación reconoce la necesidad de escuchar a quienes buscan propone nuevos apostolados o adaptaciones a los vigentes. Esto implica llegar al pueblo de Dios de diferentes maneras y usar métodos de comunicación tradicionales y nuevos. También reconocemos que la construcción del Cuerpo de Cristo no es sólo nuestra tarea, sino que la compartimos con todos nuestros hermanos y hermanas en el Bautismo.