Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Acerca de Nosotros

Historia

College Prives Sacre Coeure in Annonay, France

Fundación

La Congregación de San Basilio nació en Francia en tiempos tumultuosos, de revolución y bajo una cruenta persecución que tenía como objetivo a la Iglesia Católica. Tras la revolución, en 1790, todas las órdenes religiosas fueron abolidas. El clero se convirtió en un empleado del estado y forzado a tomar un juramento de lealtad el cual podría anular la autoridad del papa. Los que se negaron a prestar este juramento fueron enviados a la guillotina. Este período fue conocido como el Reino del Terror durante el cual más de 30.000 ciudadanos franceses fueron ejecutados públicamente, sacerdotes y seminaristas fueron encarcelados y masacrados y las iglesias fueron destruidas.

En 1797, el Arzobispo Charles-François d’Aviau de Viena retornó a Francia tras huir del denominado Reino del Terror y pidió a Padre Joseph Lapierre abrir una escuela seminarista clandestina al sur de Francia, en la región de Ardèche, en la Villa de Saint-Symphorien-de-Mahun. En 1802, un año luego de que la Iglesia llegara a un acuerdo con el Emperador Napoleón, esta pequeña escuela se trasladó al pueblo de Annonay, donde su población de alrededor de 5,000 personas logró que se apoyara el crecimiento que era esperado.  A pesar de la presión política y la persecución para realizar clases de historia “políticamente correctas”, la escuela en Annonay floreció y para 1813, dos nuevas escuelas fueron abiertas: Ste. Barbe and Ste. Claire. Estas escuelas se hicieron conocidas por su calidad excepcional de enseñanza que incluían humanidades, retórica, filosofía, matemáticas, física y química. Los educadores-sacerdotes fueron devotos a la educación Cristiana, la prédica y la vida en comunidad.

Tras varios años de operación, los educadores de Annonay elevaron una propuesta al Obispo que buscaba una asociación o sociedad. Estos hombres se convirtieron en los Padres Fundadores de la Congregación de San Basilio. El 21 de noviembre de 1822 en la Fiesta de la Presentación de Nuestra Señora, los diez fundadores eligieron al Padre Joseph Lapierre como primer Superior General y a San Basilio como el patrono de la orden.

Luego de 1822, los Basilianos no se convertían aún en una congregación religiosa en el sentido estrictamente canónico. En cambio, eran una asociación distendida de sacerdotes seculares dispuestos a vivir en comunidad y reunir sus recursos para apoyar a la educación Cristiana. La membresía en la asociación era compartida por aquellos que vivían en la comunidad y enseñaban en las escuelas y no existían votos religiosos formales.

Arribando al Nuevo Mundo

En 1850, el Obispo Armand de Charbonnel, quien fuera un estudiante en Annonay desde 1811 hasta 1819, fue nombrado Arzobispo de Toronto. Él invitó a Basilianos franceses a venir a Canadá para establecer una escuela para la comunidad irlandesa católica de Toronto. Los Basilianos enviaron a cuatro sacerdotes, un porcentaje significativo para la época considerando el número de sacerdotes que se encontraban disponibles. Esta decisión representó un gran sacrificio y riesgo para la Congregación. En 1852, St. Michael’s College abrió sus puertas, ofreciendo una combinación de escuela secundaria con educación universitaria tal y como se estilaba en Francia.

Los Basilianos llegaron para asistir a varios Obispos que necesitaban educadores Cristianos tanto en Francia como en denominado Nuevo Mundo. Ellos establecieron escuelas y seminarios por Norteamérica incluyendo Owen Sound, Ontario (1863), Blidah, Algeria (1868), Sandwich, (Hoy llamada Windsor) Ontario (1870), Amherstburg, Ontario (1878), Beaconsfield, Inglaterra (1883), Detroit, Michigan (1886), Waco, Texas (1899) Houston, Texas (1900), LaPorte, Texas (1901), y Chatham, New Brunswick (1910).

Sin embargo, en Francia, las escuelas católicas una vez más fueron el objetivo de la agenda anticlerical del gobierno. En 1881, los Basilianos fueron forzados a cerrar una de sus escuelas. Hacia 1904, todas las congregaciones religiosas fueron suprimidas. Muchos Basilianos franceses se convirtieron en sacerdotes seculares mientras otros se dispersaron dirigiéndose a Inglaterra e Italia. Propiedades Basilianas fueron subastadas. Habían 90 “hermanos” Basilianos en Francia y la vida religiosa de la comunidad fue suspendida hasta el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918.

Decreto de Separación Amigable de 1922 y la Reunificación

Las tensiones, tanto canónicas como políticas, entre los concejales Basilianos del Nuevo Mundo y el liderazgo Francés de la Congregación dieron como resultado un Decreto de Separación amigable en junio de 1922 y el resultado fue la existencia de dos congregaciones distintas: los Padres Basilianos de Viviers y los Padres Basilianos de Toronto.  En su primer Capítulo General de 1922, los Padres Basilianos de Toronto votaron a favor de convertirse en una congregación religiosa con votos de pobreza simple.

La nueva Congregación fundada en Norteamérica creció rápidamente. Ellos establecieron una nueva presencia en Rochester, New York en 1937 y en Saskatoon, Saskatchewan en 1936. En 1942 existían 171 sacerdotes. Para 1954 el número llegaba a 312 sacerdotes y en 1964 habían 478 sacerdotes. Este período de crecimiento fue marcado por la instalación de nuevas escuelas, incluyendo la Universidad de St. Thomas en Houston, Texas en 1947, St. John Fisher College en Rochester, New York en 1951, St. Charles College en Sudbury, Ontario en el año 1951 y St. Mark’s College en Vancouver, British Columbia en 1951.

En 1955, bajo el liderazgo del Padre George Bernard Flahiff, CSB, quien más tarde se convertiría en al Cardenal Arzobispo de Winnipeg, la Congregación celebró la reunión de los Basilianos de Francia y Norteamérica.

Apostolado en Latinoamérica

Gracias al gran número de sacerdotes disponibles tras la Segunda Guerra Mundial, los Basilianos continuaron su crecimiento a través de misiones en México en 1961 y en Colombia en 1987. El trabajo misionero en México fue una extensión natural del trabajo Mexicano-Americano ya existente entre la población del sur de Texas desde la década de 1930. El anhelo de establecer un centro de educación en Latinoamérica motivó a tomar posición de una escuela y parroquia en Cali, Colombia. Desde ese entonces, ellos han expandido su ministerio hacia Bogotá y Medellín.

A través de su historia, los Basilianos han tomado animada y repetidamente riesgos que han amenazado el futuro de la Congregación y continúan tomando estas decisiones que ameritan un gran coraje para cumplir las necesidades de quienes sirven.